Queremos inaugurar una nueva parte en nuestro Blog donde os proporcionaremos breves consejos basado en nuestras especialidades y también, porque no, en nuestras experiencias porque a veces la ciencia no lo puede explicar todo…

El consejo de hoy se lo quiero dedicar a nuestros peques, que con tanto frío y con la necesidad de los papis de trabajar (ya nos gustaría quedarnos en casa con ellos cuando están malos) tienen que acudir a las Escuelas Infantiles contra viento y marea, con virus, bacterias, mocos, toses, vómitos… y una infinidad de cosas más que cada año me van sorprendiendo.

Hoy os voy hablar de la cebolla, ya sé que todo el mundo ha oído hablar de su uso como antitusígeno y que seguramente la mayoría la hayan usado, y no os voy a desmentir ahora su valía, porque la tiene, a pesar de que no hay ningún estudio que nos dé evidencia científica de su efectividad, pero ¿Quién no la ha usado y ha sido efectiva?, es un remedio de la abuela que lleva años en nuestra cultura.  Os doy un dato curioso tan solo Francia la usa igual que nosotros, el resto del mundo no se beneficia de ella.

Quizás el hecho de que algunas veces sea efectiva y otras no radica en como la usamos.

1.- No nos vale cualquier cebolla. Me explico, el niño empieza a toser a las 23 de la noche y cojo la cebolla que lleva 3 meses en la cocina, la parto por la mitad y se la pongo en la mesilla… Probablemente el niño seguirá tosiendo hasta que ya no pueda más y la garganta no le dé para más esfuerzos. Si al partir la cebolla no notamos ese picor/quemazón en los ojos no nos vale, pero no quiere decir que la tiremos, solo tenemos que hidratarla con un poco de agua y ponerla en una parte de la habitación que haya corriente.

2.- No hace falta poner una cebolla entera partida por la mitad, con un cachito nos vale siempre y cuando este hidratada o mantenga sus propiedades.

3.- Lugar: No tenemos que ponerla dentro de la cuna o de la cama, mucho más efectiva como he dicho antes en un sitio de la habitación donde haya corriente y si no la hay se crea, tan simple como abrir un poquito la ventana, aunque estemos invierno. A veces el calor y la sequedad que tenemos en la habitación de nuestros hijos debido a la calefacción es lo que causa la tos o hace que los niños entren en un bucle de inflamación y tos continua, cuanto más tose más se enrojece e irrita la garganta lo que produce más tos.

4.- Tipos de tos: Este es quizás el punto más importante, no se puede poner en todo tipo de tos. Es en la tos seca, perruna que no lleva asociada ninguna sintomatología pulmonar donde nos podemos beneficiar de la cebolla. En caso de que sea una tos productiva en donde el proceso inflamatorio se encuentre en el pulmón no se debe usar ya que para el pulmón la cebolla es irritativa y si ya tenemos un proceso inflamatorio podemos aumentar la irritación del árbol bronquial.

Pues con esto acabamos el consejo con Alma, espero que sea de vuestro interés y que al igual que a mi os sirva para sobrellevar una patología tan cotidiana con puede ser la tos.

Para cualquier consulta, podéis contar con nosotros en el centro.

Ana Huelves, Fisioterapeuta Respiratoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *