En países como África, América latina y la India el masaje infantil se remonta a varios siglos atrás, en el mundo occidental su práctica es mucho más reciente. En los años 70, diversos especialistas demostraron la importancia que tiene para el desarrollo psicomotor del bebé el contacto precoz con su mama.
¿Por qué es importante?
Durante todo el periodo fetal el bebé recibe estímulos sensoriales procedentes de la respiración y los movimientos cotidianos de su mamá. Se podría decir que el masaje es un gesto natural que puede ayudar al bebé a descubrirse a sí mismo y descubrir su entorno y el mundo que le rodea, tanto es así que algunos especialistas utilizan el masaje para acelerar los progresos y el desarrollo del bebé.
Sin embargo, para ti mama, que tienes muchas ganas de acariciar y estar en contacto con tu bebé, el masaje no es una terapia ni una tradición, simplemente puede ser para ti y para tu bebé un momento feliz de complicidad.
El tacto es el único sentido plenamente desarrollado en el recién nacido, es el primer medio de comunicación que le permite establecer contactos de forma inmediata con el mundo que le rodea, el tacto es el verdadero preámbulo de su relación afectiva contigo, mama.
Beneficios del masaje en el desarrollo físico.
1. Proporciona relajación o activación
Estimula:
– Sistema nervioso: el masaje facilita la mielinización.
– Sistema respiratorio/inmunológico: el contacto físico aumenta la oxigenación, beneficia el corazón (a través del pulso), la respiración y la digestión.
– Sistema endocrino: el masaje ayuda a inhibir las hormonas del estrés.
– Estimula el tacto.
Relaja: Un exceso de estímulos puede producir inquietud y nerviosismo en el niño. El masaje ayuda a relajar y mantener un equilibrio que es necesario para la tranquilidad y bienestar de nuestro hijo.
2. Libera: el masaje ayuda a la expulsión de gases, eructos, cacas, y también ayuda a liberar tensiones. Aumenta la función gastrointestinal.
3. Favorece la elasticidad y la resistencia de la musculatura, mejorando la capacidad de estar relajado.
4. Ayuda a la circulación sanguínea y linfática.
5. Ayuda y reduce la hipersensibilidad al tacto (muy importante en los prematuros).
6. Ayuda a la normalización del tono muscular, a través del masaje intentaremos relajar a los niños con un tono elevado y elevar el tono muscular a los que lo tenga más bajo.
Beneficios del masaje en el desarrollo psíquico.
1. Vínculo: todos necesitamos un vínculo para vivir, aparece desde que nacemos y dura toda la vida.
2. Va estructurando el sistema de comunicación-vínculación.
3. Incrementa la autoimagen y el sentido de la totalidad.
4. Aumenta la conciencia de las partes del cuerpo a través de la aportación visual táctil y propioceptiva.

Llama la atención que, siendo una práctica tan beneficiosa, se haya desterrado de nuestra rutina y se haya suplido por otro modo de relacionarse con el bebé más alejado de sus necesidades.

Nosotros te invitamos a que aprendas algunas técnicas de la mano de nuestra fisioterapeuta y que lo hagas de forma práctica y supervisada. Pregunta por nuestro curso de masaje infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *