ASHTANGA YOGA ESTILO MYSORE

 

Historia / Filosofía

Basada en los Yoga Sutras de Patañjali, esta práctica de Yoga respeta los 8 pasos (Ashta=8, Anga=miembros, partes) allí descritos con la intención de llevarlos a la práctica, así como a cada uno de nuestros actos.

Estos 8 pasos son:

  • Yama. Conductas éticas hacia los otros
  • Niyamas. Conductas personales
  • Asana. Posturas corporales
  • Pranayama. Gestión de la respiración/Prana
  • Pratyahara. Maestría sobre los sentidos
  • Dharana. Concentración
  • Dhyana. Meditación
  • Samadhi. Estado de absorción

SRI K. Pattabhi Jois fue el propulsor de esta práctica que bebe de fuentes consideradas milenarias.

Pattabhi Jois enseñó durante más de 20 años esta práctica en la ciudad de Mysore, India.

A día de hoy la tradición y el linaje se mantienen vivos a través de hija y nieto de Pattabhi Jois, siendo Mysore un lugar de peregrinaje de la comunidad Ashtangui.

Estilo Mysore

Hace referencia a la manera en la que Pattabhi Jois enseñó, siguiendo la tradición del Parampara (Discípulo Maestro)

La clase de estilo Mysore es un espacio de tiempo, que suele ser alrededor de las 2 horas, en la que el alumno tiene entrada y salida libre. El tiempo de su práctica dependerá de las capacidades de cada persona y momento. La duración de cada persona es variable, haciendo mas sencilla la conciliación con nuestras responsabilidades.

El profesor, enseñará a cada alumno, individualmente, postura a postura, una secuencia, en función de sus capacidades pudiéndose dar así múltiples niveles dentro del mismo espacio.

Cada alumno aprenderá una secuencia que le convertirá en autónomo para poder realizar su práctica personal allí donde se encuentre sin necesidad de un profesor.

Igualmente, el conocimiento del profesor sobre el alumno y la confianza entre ambos es clave para la evolución del proceso.

Es una práctica individual a la vez que colectiva.

La Shala, es un lugar de silencio para conectar con nosotros mismos.

Y aunque parezca contradictorio, en ese silencio se crea una comunidad hermanada, respetuosa y muy amorosa, ya que todos entienden lo “sagrado” que es el encuentro con uno mismo.

Con el tiempo y compromiso necesario, florecerá un cuerpo y mente fuerte y flexible, mas capacidad de atención, mejor gestión de las emociones, de la energía y poco a poco iremos acercándonos a nuestra propia naturaleza que es de dicha y plenitud.

No es difícil percibir todas esas cualidades cuando salimos de la práctica, pero solo el trabajo continuado con entrega y confianza harán que se vayan convirtiendo en nuestro estado habitual en todas las facetas de la vida.

Kundalini Yoga

Kundalini es un yoga antiquísimo, con elementos arcaicos anteriores a la cultura aria, que ha permanecido oculto hasta hace poco más de treinta años y que conserva intacta buena parte de la filosofía tántrica.

Considera cuerpo, mente y espíritu como aspectos inseparables del ser humano. Del Tantra nace la concepción energética, el mapa de los chakras, el conocimiento de los meridianos y de la energía universal -el prana-. Todo ello se experimenta con fuerza y lucidez al practicar Kundalini Yoga.

Este yoga es muy efectivo para despertar y movilizar la energía humana, con posturas (asanas), respiración (pranayma), sonidos (mantras), posiciones de las manos (mudras) y contracciones de determinados grupos musculares (bandas). En poco tiempo se percibe una notable mejora del sistema psico-físico de los practicantes.

Con la práctica de Kundalini Yoga conseguimos liberarnos de nuestros bloqueos emocionales y físicos, corregir nuestra postura corporal, un aumento de la concentración, vitalidad y sobre todo disponemos de más energía consciente para relacionarnos de una manera más auténtica con nuestro entorno.

Esto nos proporciona la posibilidad de experimentar bienestar, alegría, paz interior y felicidad.